Sexo, la mejor de las dietas para adelgazar

Este es un tema que muchos han hablado en su vida cotidiana, pero quizá pocos han profundizado en el verdadero beneficio a la salud y la reducción de peso que tiene el tener una rutina sexual constante. Muchas veces pasamos largas horas al día con rutinas y ejercicios molestos que tienen poco resultado y dejamos por un lado el hecho de que las relaciones sexuales requieren una actividad física sostenida y muy eficaz para trabajar gran parte de los músculos, esto sin olvidar lo placentero que puede llegar a ser; si lo piensas por un instante te darás cuenta que haces un trabajo físico que al mismo tiempo te hace sentir feliz y satisfecho.

Se ha comprobado que el tener relaciones sexuales es un método muy efectivo para quemar calorías, sin embargo, debes de ser más eficiente que eso si quieres ver resultados. Por lo tanto, antes de comenzar a trabajar en tu rutina de ejercicios sexuales debes tener en claro que necesitaras una actividad sexual constante por lo que el papel que juega la pareja es en totalidad fundamental, tu pareja debe compartir contigo tus objetivos físicos así como también tiene que estar dispuesta a mantener la pasión encendida constantemente.

Un punto complementario e importante de cara a tu nueva dieta de sexo debe ser la alimentación, una excelente idea puede ser que agregues a tu dieta aquellos alimentos que cumplan la función de afrodisiacos a la vez que sean bajos en calorías y carbohidratos.

Identifica los músculos a trabajar en el acto sexual

Has una evaluación personal de las áreas en las cuales deseas hacer un énfasis de trabajo muscular y con base a esto planifica tus posiciones sexuales, agrupándolas por la dificultad o la cantidad de esfuerzo en el musculo requerido para lograr el trabajo esperado.

Si has escogido un musculo en particular pero no sabes exactamente cómo puedes trabajarlo durante el acto sexual te será de buena ayuda ver algunos videos de pornografía que pueden darte ideas de posiciones sexuales favorables para tal objetivo.  Consulta de igual forma con tu pareja si se siente cómoda experimentando con diferentes situaciones. Recuerda también que no siempre tienes que estar ubicado en una cama y puedes llevar la acción a otras áreas de tu casa con el fin de conseguir diferentes posiciones que requieren diferentes esfuerzos físicos.

Conclusión

Para finalizar debes de tener presente que tus resultados dependerán en mucha medida de múltiples factores entre los que intervienen el tiempo que dura el acto sexual, la cantidad de esfuerzo físico que pones en ello, la frecuencia con que se tienen relaciones sexuales y el ritmo de vida que sueles llevar. Estos factores determinaran los resultados que puedes llegar a tener.

La comunicación con tu pareja será una pieza clave en el desarrollo de tu dieta. Además de esto es siempre importante practicar el sexo con responsabilidad y cuidando que esto no deteriore los vínculos afectivos con tu pareja. Atrévete a dar un paso correcto por tu salud y disfruta de tu vida sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *